En todos los bolsos, envío GRATIS en Colombia

Historias Vintage. La querida maleta ABC

960x500-abc-vintage

Hace varios años vendimos la maleta ABC.

Buscamos por toda la ciudad quién era el fabricante, si era que existía, y finalmente logramos dar con él.

Aquí están algunas de las imágenes de nuestra búsqueda de esa época y de la fábrica de la querida ABC.

Recordamos con mucho cariño a Don Manuel, a la señorita Luz, quien cerraba y pintaba a mano las maletas, y a Manuel, quien era el responsable del corte y  repujado en el cuero.

Hoy en día las están vendiendo directamente de la fábrica en Mercado Libre, por si les interesa conseguir una.

Mas vintage no se puede!!!!!!



Share this post
  , , , , , , , , , , , ,


20 thoughts on “Historias Vintage. La querida maleta ABC

  1. Yo todavia tengo la mia., Con las cartillas, los colores recreo, la regla de madera , la lonchera metalica etc TIEMPOS QUE NO VOLVERAN.

  2. Esta es la historia…

    Para abril o mayo de 1951 mi papá -Jesús Rodríguez Forero, de 21 años- tenía un negocio de fabricación de artículos de cuero en el local 7 del pasaje La Macarena (entre carreras 8 y 9 y calles 19 y 20). Ayer 21 de mayo celebramos su cumpleaños 86.

    En los locales 3 y 4 el señor Gustavo Castro (joven también), tenía otra fábrica, de marroquinería.

    Castro consiguió una pequeña prensa para planchar el material porque se arrugaba mucho; un día olvidó un clip encima del cuero en el momento de la “planchada” y quedó estampado en el material. Mi papá abrió la prensa y lo vió con sorpresa; hablando del evento, pensaron en utilizar algún molde con dibujos para repetir la experiencia pero ya controlada. Gustavo Luna, amigo barranquillero de Castro, a la sazón en Bogotá, propuso el dibujo de un motivo infantil en los maletines escolares.

    Trabajaron mucho en la creación del estampado. Se iban a dormir tipo 11 de la noche cada día. Iniciaron pensando en dibujar el salto del Tequendama, indios, el escudo, el Quijote, un águila, mil opciones… pero finalmente se decidieron por poner caricaturas de Walt Disney (que eran fáciles de repetir).

    En el proceso, mi papá decidió poner ABC al frente y una etiqueta de “Pertenece a:”. Por el camino, buscó un fotograbado para ver cómo escalar al Pato Donald con sus sobrinos, Porky y Bugs Bunny, que eran los que más le gustaban, seleccionados de un álbum de figuritas; adicionalmente otra serie de figuras y filigranas. Le entregaron los dibujos de linea y mi papi -pluma y tinta china en mano- armó de recortes y rellenó los positivos para poder hacer las planchas de estampar (tal como había visto hacer en la época).

    Como la plancha principal era grande y no comercial, fue a El Espectador; en la sección de fotograbado (para planchas de gran tamaño), a principios de julio de 1951 le grabaron y entregaron las primeras planchas…

    Allí inició todo: el primer ABC (sin pintar y en vaqueta tala engrasada muy gruesa -curtida al tanino-, costosísima, que se usaba para la época en la fabricación de correas y arneses de la policía y el ejército, que era de lo que disponían por sus contratos) fue vendido el 19 de julio de 1951 al señor Horacio Ospina en su almacén de la avenida Jiménez No. 9-69, pidió 6 portalibros.

    Con los días, los clientes enloquecieron con el nuevo producto pero pidieron algo más económico. La decisión fue cambiar el cuero por carnaza; de allí la idea de mi papi de pintar las figuritas, y adicionalmente sombrear el resto y brillarlo. El precio se redujo al 20%!

    En 1953, ante una demanda de Walt Disney por el uso de los dibujos, el Dr. Noguera, abogado de mi papá logró conciliar con un pago de 1032 dólares depositados en el ya extinto Banco de Los Andes. Con ese pago se selló el uso de esos símbolos infantiles.

    Esa es la verdadera historia!

    Ahora te cuento sobre el Sr. Moreno

    A Manuel Moreno (padre) lo conoció mi padre en el 65, tenía almacén en la cra 10 12-50. Le compraba máximo 6 ABC semanales. Era muuuy mala paga!

    Mi papá le ayudó a comprar una prensa que remató la Imprenta Nacional. Este señor Moreno en algún momento se hizo a un juego de planchas de Castro, nadie intuyó que para años después atribuirse su creación (corría ya 1966). Era mejor que él hiciera sus propios portalibros por los antecedentes de pago.

    Con respecto a la prensa de El Tiempo, que Moreno dice poseer, esa la compró en 1964 un talabartero, de nombre Daniel Matallana, que pagó 4000 pesos al periódico y se la vendió al otro día a mi papá por 15mil, pero cuando le fue a pagar le pidió 16! Luego Mi papá se la vendió en el 75 a Gustavo, y después del 94, que él murió, Carmen, su esposa -muerta hace unos 3 meses-, la vendió a una tipografía en Kennedy, donde parece que aún reposa.

    Del mito del italiano que intervino, imagínese: si es falsa la premisa, es falsa la conclusión. Puedo garantizar que nunca intervino ningún extranjero ni en el concepto, ni el diseño, ni el modelado, ni la fabricación! Con decir que no creo que ni en la comercialización de ningún artículo creado por mi padre, nunca en 65 años!

    Conclusión:

    El primer estampado fue accidental, un clip, pero de allí nació la idea general.

    Los rayones iniciales y los dibujos finales los hizo mi papá. Gustavo participó muy poco en un principio, era el que tenía una prensa pequeñita de tipo “candado”, en la que tocaba prensar 6 veces cada portalibros porque no cabía…

    El portalibros nació sin pintar, fue la necesidad sentida la que llevó a esa “innovación”.

    Primero trabajaron juntos, uno cortaba y cosía, el otro estampaba. Luego Gustavo se quedó solo un par de años. Después mi papá hizo lo propio, fueron épocas de 1000 ejemplares semanales todo el año!

    Con el tiempo apareció un juego de planchas en manos de Moreno que nunca llegó a producir grandes cantidades.

    Mi papá vendió su fábrica en 1971 a Castro nuevamente, y él produjo ABC de diferentes tamaños ya (doble, sencillo, profesional, mini, morral) hasta su muerte en 1994. Su esposa Carmen y sus hijas siguieron su tradición, pero su huella se disolvió en el tiempo…

    Nosotros exigimos la reposición histórica del error cometido y desmentir al señor Moreno en arribuirse esta creación; son 65 años de los que ha usado 50 los diseños sin pagar un solo peso! La tradición, el nombre y sus costumbres son de mi padre y de nuestra familia. Que nunca hayamos intervenido al señor Moreno por el uso es otra cosa. Amor filial podría llamarse, pero esto es ya un abuso de su parte.

    Jorge Alberto Rodríguez Velásquez
    WhatsApp +573117770781
    Celular 3007566976
    ddcjorge@hotmail.com

    • Hola Jorge.
      Hace unos 11 años nosotros buscamos la historia y la fábrica de la ABC, y nunca supimos de ustedes. Quienes venden la maleta son extremadamente celosos, e incluso mentirosos, pues mas de uno dijo que el la fabricaba, pero que ya no, y que le quedaba ese pequeño lote que nos ofrecían. Encontramos, de casualidad a don Manuel, quien fabricaba la maleta (y según entendemos lo sigue haciendo). Vendimos la ABC durante unos tres años, y no volvimos a saber de don Manuel, hasta hace poco.
      Del diseñador italiano nunca habíamos oído. Lo que si sabemos es que este diseño (no el decorado, que entendimos es lo que desarrolló tu papá) fue muy popular en Europa, era un bolso de colegio, y había versiones similares desde Inglaterra hasta Rusia. De hecho, en Inglaterra, hace unos cuatro años estuvo de moda, y lo sigue siendo aún hoy en día. Se llama “satchel”, y la puedes buscar en internet (por ejemplo, http://www.cutmaketrim.co).
      Esta maleta es icónica en nuestro país, y esperamos que la historia llegue a oídos de todos.
      Saludos

  3. La fabrica sigue activa. Manuel Antonio Moreno, el dueño, continua produciendo la maleta en variso tamaños. Al sur de Bogota.

  4. Nos gustaría hacer un reportaje de la historia de esta empresa famosa por sus maletas ABC
    POR FAVOR NOS ENVÍAN TELÉFONO O DIRECCIÓN DE LA FÁBRICA
    GRACIAS

    • Hola Boris. Esta maleta ya no la vendemos, pero vimos que en Mercado Libre la están vendiendo directamente de la fábrica. Te esperamos en la oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *